miércoles, 18 de marzo de 2015

Morante, estilo fuera del ruedo

Ser Morantista es una afición de riesgo, os lo digo yo que he estado a punto de perder los ojos en varias ocasiones intentando ver lo que no había y la cordura tratando de entender lo que no veía. Que uno sabe que Morante es arte, es pasión, es verdad, es toreo puro… pero puede pasarse la vida asistiendo a sus corridas y no verle más que fumarse un puro entre toro y toro, eso si, con arte y pose de retrato goyesco, porque cuando uno es artista, lo es hasta apoyando los brazos en el burladero.

Si a Morante no le gusta su toro, señores, utilizando el argot automovilístico, no pestañeen que se pueden perder la faena entera, pero si tienen la suerte de asistir a uno de sus faenones, tampoco pestañeen, porque el tiempo se detendrá, cada instante será arte y perderselo un pecado capital.

Y cuando alguien es arte, lo es en la plaza y fuera de ella, y ahí, en la calle es donde, siguiendo con el uso metafórico de los músculos oculares, Morante deja ojiplático al personal cada vez que se deja ver, porque para estilo, el suyo!


- Hoy voy a ponerme una americana roja, una camisa rosa chicle y un fular de pata de gallo.
- ¿¿Comoooo? ¡¿¿¡No pensarás salir así de casa verdad??!!??
- ¡¡¡¡Que soy Morante de la Puebla!!!!
- Aaaaaah! Perdón!



¿Y los estampados?  ¿Venden camisas con esos estampados? En efecto, las venden, y no hay que rebuscar mucho para encontrarlas, pero probablemente cuando el común de los morales las vemos en un escaparate pasamos de largo, porque... ¿como voy a ponerme yo eso? Pues así es, mejor no te lo pongas porque las comparaciones son odiosas y para lucirlas con ese arte hay que ser Morante, que no Morantista.




Las americanas de terciopelo le dan un aire barroco que encaja a las mil maravillas con su toreo y su personalidad. ¿Le habéis oído hablar? Morante tiene una conversación churrigueresca que sería imposible combinar con una camiseta de algodón, él necesita terciopelos y camisas con chorreras.



Tan acostmbrado como está a pasear con la montera, parece que no concibe la vida a descubierto, y es más que frecuente verle con  cualquier tipo de sombrero fuera de la plaza.


Pero después de todo es un torero, y los toreros no dejan de serlo cuando están fuera del ruedo. Si te cruzas por la calle con alguien que ha reinterpretado el capote con una camisa y un fular, probablemente sea torero, aunque lo más seguro es que sea MORANTE DE LA PUEBLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos en las redes sociales!!

”facebook” google plus ”twitter” ”email”